domingo, marzo 11, 2007

Gabriel García Márquez y la Educación


El año 1994 Gabriel García Márquez fue convocado, junto a otras personalidades de Colombia, a formar parte de la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo para hacer propuestas destinadas a reformar la educación de su país, durante la ceremonia de entrega del informe final de la Misión el escritor pronunció un discurso extraordinario sobre la historia y la identidad de América Latina y, en especial Colombia. A continuación transcribo el último párrafo de su alocución.

La Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo no ha pretendido una respuesta, pero ha querido diseñar una carta de navegación que tal vez ayude a encontrarla. Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será su órgano maestro. Una educación, desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más a sí misma. Que aprovecha al máximo nuestra creatividad inagotable y conciba una ética -y tal vez una estética- para nuestro afán desaforado y legítimo de superación personal. Que integre las ciencias y las artes a la canasta familiar, de acuerdo con los designios de un gran poeta de nuestro tiempo que pidió no seguir amándolas por separado como a dos hermanas enemigas. Que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante siglos hemos despilfarrado en la depredación y la violencia, y nos abra al fin la segunda oportunidad sobre la tierra que no tuvo la estirpe desgraciada del coronel Aureliano Buendía. Por el país próspero y justo que soñamos: al alcance de los niños. Leer discurso completo

2 comentarios:

Aureliano dijo...

Garcia Márquez: ¡ tan buen y entretenido escritor de ficción, y tan estúpido analista de la realidad y absurdo en su compromiso político!
Amigo de uno de los pocos tiranos
y asesinos comunistas aun en el gobierno: Fidel Castro. Su literatura, entonces, está salpicada con la sangre de tantos cubanos inocentes asesinados por orden de Fidel, y cuyo destino Garcia Márquez calla con còmplice silencio.

Fairy dijo...

Aureliano: se ve que no sabes absolutamente nada de historia, no eres capaz si quiera de mencionar a un verdadero tirano; estoy segura de que ni siquiera has leído algo de García Márquez. Siento pena por ti.

Saludos al autor del blog ^_^