lunes, octubre 03, 2005

Educación, TIC y Desarrollo

La televisión ha traido, hoy, la noticia del pronto lanzamiento del computador personal a cien dolares, la iniciativa, producto de un trabajo del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), abre posibilidades de acceso a las TIC a muchas personas que, por diversas cicunstancias, se encuentran al margen del desarrollo informático, el que para otros forma parte de la cotidianeidad laboral y hogareña. Hace dos semanas Camilo Herrera, Gerente General del Colegio Altamira , nos señalaba que este avance iba a significar una revolución en el campo de la educación y agregaba que, en uno o dos años, nuestros alumnos tendrían, cada uno, su computador de cien dolares.
No es la primera vez que, ante un nuevo avance tecnológico, se pronostican consecuencias que afectarán las posibilidades de logros significativos en el acceso a la información y al mejoramiento de la calidad de los aprendizajes en los alumnos de nuestro sistema escolar, sin embargo, y pese a los esfuerzos desplegados por el Gobierno de Chile por hacer que esto sea así, en la educación pública se constata que a los sectores más pobres, estos avances llegan en forma muy limitada o, simplemente, no lo hacen.
Es cierto que la mayoría de los colegios municipales tiene equipamiento computacional y acceso a internet pero el uso de esta herramienta todavía es parcial, debido, en parte, a la disponibilidad de computadores, por otra al no dominio de las TIC por parte de algunos profesores y a la no incorporación transversal de la informática al servicio de los subsectores de aprendizaje. Es cierto que el computador a 100 dólares acerca a muchas personas a la posibilidad de tener un computador y dejar de estar al margen de esta tecnología pero aun es una realidad lejana para muchas familias pobres y su aparición no augura una entrada pronta a nuestras aulas.
Basados en un principio de equidad de una sociedad que quiere ser solidaria y dar oportunidades a todos, las autoridades debieran estudiar subsidios para que nuestros estudiantes provenientes de las familias más pobres, tengan acceso a esta posibilidad y por otra parte incorporar como criterio importante en la evaluación de los docentes, el uso transversal de las TIC.
El acceso a la información y la capacidad de trabajar con ella se proyectan, hoy por hoy, como una puerta de entrada al camino de la movilidad social, vedado para muchos niños, niñas y jóvenes en nuestro país.

1 comentario:

Franco Queirolo Aste dijo...

Sin duda que los avances en las tecnologías nos dan la posibilidad de trasladarnos a otras dimensiones en el desarrollo a todo nivel, pero en definitiva esto siempre va a depender de los propios jóvenes y de la motivación que éstos puedan recibir.