miércoles, agosto 16, 2006

Guerra al terrorismo, la excusa de Bush.

Hoy ha muerto Alfredo Stroessner el dictador que ejerció su poder de corrupción y muerte en Paraguay durante 37 años, contemporaneo de Pinochet, de Videla, de Somoza y de otros tiranos que en los 70 y 80 campeaban en América Latina. Fue parte de la Operación Condor que hizo desaparecer a opositores a estos gobiernos en el cono sur. Stroessner, como los otros dictadores asumieron el poder a través de golpes de estado, que si bien los historiadores oficiales tratan de justificar por las convulsiones internas que vivían nuestros paises, fueron propiciados por la política latinoamericana de los Estados Unidos que pretendía detener los procesos sociales que promovían la participación social y la superación de la pobreza mediante la nacionalización de las riquezas que estaban al servicio de las transnacionales, en su mayoría estadoudinenses. Estados Unidos, en la perspectiva de la guerra fría, leyó los anhelos de nuestros pueblos como los primeros atisbos de un ataque concertado por la URSS que había que detener a como diera lugar. El adoctrinamiento a nuestros militares, en la tristemente recordada Escuela de las Américas, instaló en sus cabezas la idea que la Tercera Guerra Mundial había comenzado y que los obreros y campesinos que miraban el futuro con esperanza eran las avanzadas del marxismo ateo sobre el occidente cristiano. De ahí en adelante no eran marxistas solo los marxistas, todo aquel que simpatizara con las posibilidades de desarrollo de los más postergados, tambien lo era y por lo tanto debian ser combatidos y eliminados. Algunos de nuestros gobernantes llegaron a decir que los marxistas eran humanoides porque no tenían alma y adiestrados y apoyados por la CIA, torturaron, asesinaron e hicieron desaparecer a miles de nuestros compatriotas, familiares, amigos, vecinos nuestros. No faltaron los que aplaudieron a nuestros militares y a las políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos y en Chile, hasta hace poco, esos mismos negaban los crimenes y las torturas. El marxismo fue la excusa de los norteamericanos para volver a convertirnos en un buen mercado para sus inversiones y sus préstamos, nos modernizaron, nos financiaron reformas y nosotros les devolvimos los minerales, las tierras, los bosques.
Hoy día, en que nosotros estamos tranquilos sometidos a las reglas del mercado, con el marxismo desaparecido, el foco se ha desplazado al oriente y la excusa para someternos a la Pax Imperial es el terrorismo, que si bien existe y es reprobable en cualquiera de sus formas, da pie a esta nueva cruzada que justifica intervenciones que en definitiva provocan más daño del que pretenden defendernos. La guerra al terrorismo permite y facilita masacres y destrucción de civiles pacíficos en diversas partes del mundo, mediante justificaciones engañosas invade pueblos y amenaza a otros, detrás de estos conflictos está al igual que en América Latina, el dominio de recursos energéticos como el petróleo necesarios para sostener la economía de los países más ricos, coincidentemente aliados de Estados Unidos.
En los años 60 el Papa Pablo VI escribió en la Encíclica "Populorum Progressio" una frase que ha resultado profética y que debiera iluminar la mirada de muchos gobernantes hoy día: "Desarrollo es el nuevo nombre de la Paz". El asegurar condiciones de vida digna para cada uno de los habitantes de esta aldea global es el mejor método para prevenir estallidos sociales al interior de los países y desde los marginados hacia los opulentos, los ataques terroristas que siembran la muerte entre personas inocentes.
Hoy por hoy se hace imprescindible la globalización de la equidad y la justicia para avanzar hacia un desarrollo más humano que posibilite el respeto, en un mundo diverso, a las culturas y a la naturaleza que nos acoge.

1 comentario:

frank dijo...

bueno, alguien ya ha escrito lo siguiente: "Nos guste o no nos guste Stroessner, perdón! - Fidel - ha sido y es parte de nuestra historia y la suya tiene episodios que no nos gustan pero tiene páginas que interpelan a la conciencia de nuestras sociedades que tanto quieren parecerse a las del norte..."

¿cuál es la diferencia?
uno murió... el otro sigue vivo - esa es la única.